Por qué las empresas se deben una reflexión más profunda sobre la importancia del día de la mujer

El 8 de Marzo es el día elegido por las Naciones Unidas para conmemorar la lucha de las mujeres en la búsqueda de la igualdad de derechos. En ese contexto, muchas empresas celebraron o recordaron el Día de la Mujer en Argentina. ¿Pero cuál es el balance de estas acciones?

En los últimos 100 años las mujeres han logrado grandes avances en el acceso a sus derechos. En la mayoría de los países del mundo las mujeres pueden ejercer el derecho al voto, acceder a una educación de calidad (el 60% de los graduados universitarios a nivel mundial son mujeres), y a servicios de salud (la mortalidad materna se ha reducido notablemente). Estos logros no hubieran sido posibles sin voluntad política, sin instituciones y movimientos que visualizaran estas inequidades, elaboraran una agenda de trabajo y se propusieran realizar un cambio.

Sin embargo mucho queda aún por hacer. En Argentina por ejemplo:

  • el 47% de las mujeres son económicamente activas v.s el 74% de los varones.
  • las mujeres ocupan el 8% de los Altos Mandos en empresas y el 32% de los cargos gerenciales.
  • las mujeres ganan 25% menos que sus pares varones para el mismo puesto.
  • el 53% de las mujeres ocupadas no realizan aportes jubilatorios (empleo informal).
  • la participación de las mujeres en el sector privado se mantienen en un 32% desde hace 10 años.
  • Las mujeres dirigen el 4% de las Cámaras Empresariales y el 3% de los Sindicatos.

En este marco, el día de la Mujer es una oportunidad para que las empresas tomen conciencia de las metas adeudadas y trabajen hacia una mayor igualdad. Recordemos que las empresas son la fuente de empleo decente más grande del mercado e influyen en las vidas de miles de trabajadores, sus familias y comunidades, es decir, tienen un alto potencial transformador.

Esto se puede hacer de la mano de propuestas comerciales innovadoras que le brinden a las empresas mejores rendimientos. Aquellas empresas que adquieren una mirada de género desarrollan productos más acordes a sus clientes, elaboran mensajes publicitarios más equitativos y tienen mayores ventas. Es decir que aquellas empresas que combinen estrategias comerciales con mensajes transformadoras tendrán las de ganar

Sin embargo muchas no logran captar la importancia de esta reflexión. Integrar la perspectiva de género en la empresa implica repensar las propias prácticas que obstaculizan la contratación de mujeres o que favorezcan la promoción de sus pares varones por sobre ellas, en general estas prácticas se basan en concepciones culturales que no tienen un fundamento científico. En la Argentina, país donde las mujeres representan el 60% de los egresados universitarios, el 30% de los nuevos puestos son para ellas y solamente el 11% de los puestos de decisión.

En el mes de marzo hemos visto empresas con campañas publicitarias que vanalizan el día y no aportan valor. Regalar costureros, sesiones de belleza, servicios de manicuria y pedicuria no colabora con la causa de la igualdad.

Reforzar estereotipos de belleza por sobre las habilidades y competencias de las mujeres distorsiona la realidad y sostiene una idea equivocada sobre sus intereses y prioridades en el mundo del trabajo. Resulta innecesario que se les instalen planchitas de pelo en el baño, que les regalen masajes corporativos cuando en realidad la problemática es profunda y poco tiene que ver con estas cuestiones. Las mujeres buscan igualdad en el trato y en las oportunidades, no mimos ocasionales vinculados con los estándares de belleza a sostener.

Sin embargo han habido empresas que han sabido capitalizar el concepto y han lanzado campañas invitando a esa reflexión tan necesaria, como Microsoft y #MakeWhatNext donde se le pregunta a un grupo de chicas interesadas en ciencias nombres de inventores mujeres, demostrando que si bien hay muchos inventos hechos por mujeres, estos no tienen difusión.

A nivel local Garbarino celebró el día acercando tecnología a las mujeres y a las organizaciones sociales que trabajan en su empoderamiento. Ofreció un descuento a las mujeres en productos tecnológicos, realizó talleres de inclusión digital y donó 1 millón de pesos a organizaciones que trabajan en temáticas de género. Esta propuesta constituye una acción afirmativa que demuestra un compromiso activo en el cambio que se quiere lograr.

Algunas notas relacionadas:

Dejar Comentario

Tu email no se publica. (*) Campos Obligatorios