Cuando todo cambia para que nada cambie

Hace unas semanas atrás se desató un debate en relación a Google y James Damore, el empleado que compartió con sus compañeros de trabajo un manifiesto donde critica las políticas de diversidad e inclusión de la empresa y afirma que las diferentes habilidades y preferencias de mujeres y varones se refieren a diferencias biológicas y no culturales.

Según el manifiesto de James Damore las mujeres están más orientadas a la estética y los sentimientos que a las ideas, es por eso que las mujeres prefieren trabajos orientados a lo social y las artes. Además, según Damore, las mujeres tienen menos tolerancia al estres, presentan mayores índices de ansiedad, no tienen capacidad de liderazgo, son menos asertivas y más amables (por eso nos cuesta negociar el sueldo!).

Leer el manifiesto es toda una aventura (Texto Completo), donde se reunen todos los mitos y estereotipos existentes en la sociedad. Damore expresa todo aquello que se viene repitiendo desde el inicio de la humanidad. El es un ser social que ha aprendido su papel en la sociedad.

Su desvinculación de la empresa es una acción que no nos parece asertada.

Una empresa que ha invertido en talleres sobre bias inconscientes, que promueve a las mujeres en tecnología, que ha realizado proyectos para analizar el tiempo en pantalla de las mujeres en el cine, este tipo de empresa comprometida con la temática, debería replantearse que es lo que está fallando en política de inclusión y diversidad. Porque evidentemente el mensaje no le está llegando a quién le debería llegar.

El cambio no se está produciendo y no se resuelve desvinculando al que piensa diferente o al que consideramos que es el responsable de una campaña que salió mal: cómo los directores de marketing (caso FIAT Argentina y el manual de uso sexista) o los editores de los diarios (durante los JJOO echaron a un editor en jefe de un diario italiano por un título sexista).

Este caso debería servirnos de ejemplos para reflexionar sobre como estamos trabajando la temática de género en cada uno de nuestros espacios laborales: ¿las acciones se definen pensando en el cambio que queremos producir o son solo una fachada hacia el afuera?

Sugerencia de lectura:

  • Google’s sexist memo has provided the alt-right with a new marty
  • Dejar Comentario

    Tu email no se publica. (*) Campos Obligatorios