El Silencio de los inocentes

Nota realizada por Talia Szulewicz y Georgina Sticco

Después de un 2017 que inició con el primer paro internacional de mujeres y que finalizó con una serie de escándolos en el mundo del espectáculo que pusieron en agenda (de manera masiva) la problemáticas de las mujeres en los ámbitos laborales, los hombres aún no logran encontrar su rol.

Desde la ausencia de voces de los ajedrecistas varones ante las quejas de sus compañeras por las restricciones del Mundial de Ajedrez en Arabia Saudita, el silencio de los hombres en los #GoldenGlobe, o la ausencia de las mujeres en los premios #Grammy… en unos pocos meses se perdieron grandes oportunidades para demostrar que la desigualdad de las mujeres no es cosa de mujeres.

En el caso del Mundial de Ajedrez, por segunda vez la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez) organizó el evento en un país donde los derechos de las mujeres no son respetados (Iran 2017 y Arabia Saudita 2018), poniendo condiciones en la vestimenta y comportamiento de las mujeres dentro y fuera de la competencia, las cuales no se aplican a sus pares varones.

En ambos eventos reconocidas ajedrecistas decidieron bajarse de la competencia a modo de visibilizar su rechazo y en particular la doble campeona mundial Anna Muzychuk perdió sus dos títulos y la posibilidad de ganar 150.000 euros para decir “basta” ante las restricciones que las mujeres siguen sufriendo y el veto a los jugadores israelíes.

Sabrina Vaga, la campeona española, señaló “un guiño por parte de cualquier hombre al que no le hiciera falta el reconocimiento deportivo o económico hubiera sido recibido de manera positiva”, y añade que “hasta que los hombres no se pronuncien, esta montaña no se va a llegar a mover por el granito de arena que aporte una mujer”.

Días después de estas declaraciones nos encontramos con los #GoldenGlobe, donde se vió a algunos invitados varones utilizando prendedores con el lema de la campaña o vestidos de negros, como sus pares femeninas, pero en los discursos de agradecimiento no agregaron palabras sobre el tema que sin lugar a dudas era el protagonista de la noche. Solo Seth Meyers habló en referencia a la cuestión en boga. En su discurso inaugural logró incluir a la problemática del acoso, a las activistas, y al rol de los hombres en todo esto: “Bienvenidas a las mujeres y a los caballeros que quedan […] Es 2018, la marihuana finalmente es legal, y el acoso sexual finalmente no lo es”, dijo entre aplausos.

Este #GoldenSilence fue remarcado y criticado por diferentes personalidades en las redes sociales, como la bloggera Liz Plank que tuiteó: “El hecho de que nadie les esté preguntando a los hombres acerca del #TimesUp es exactamente el porqué de que tengamos una epidemia de abusos sexuales”.

Al consultarle a Neil Portnow, presidente de los premios Grammy, por la escasa representación de mujeres en los nominados y ganadores, dijo que las mujeres eran las que debían trabajar más si querían más participación en los premios. Demás está decir que Portnow salió a pedir disculpas por su comentario a menos de 48h de haberlo realizado, diciendo que fue “sacado de contexto”, cuando en realidad lo que pone en evidencia es que mientras no se cuestionen las prácticas que se vienen replicando, dificilmente se logrará un cambio. El 80% de los miembros de la Academia que pueden votar a los artistas son hombres.

Esperamos que a lo largo de 2018 los hombres puedan encontrar su manera de apoyar y promover, junto a las mujeres, el cambio que es necesario para lograr una transformación absoluta y definitiva.

Para seguir leyendo:

  • GoldenGlobe, Discurso de Seth Meyers.
  • La ajedrecista que desafió a Arabia Saudí: “Sólo yo elijo cómo visto”
  • La campeona de España de ajedrez también se niega a acudir al Mundial de Arabia Saudí
  • Dejar Comentario

    Tu email no se publica. (*) Campos Obligatorios