La agenda de género aterriza en Argentina de la mano del BID y la ONU para eliminar brechas laborales

Por Kathrin Ecke

La desigualdad de género es uno de los principales temas en la agenda global. En estos últimos dos años, aterrizaron en Argentina distintos proyectos para fomentar la inclusión femenina en el ámbito laboral, de la mano del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el World Economic Forum (WEF), la Organización de Naciones Unidas (ONU) y el G20. Como país, estamos en el centro de la escena.

En este contexto la Comisión Nacional de Valores presentó un informe en el que se evalúa la participación de la mujer en 256 empresas que cotizan en bolsa en Argentina. Los números presentados en abril de 2017 hablaron por sí solos.

Sólo el 3% de los presidentes de directorios de estas empresas son mujeres. El número asciende a 8,5% para vicepresidentas. Y aunque ninguna industria está cerca de llegar a la paridad dentro de sus directorios, en el mejor de los casos la participación de mujeres alcanzó un 30%, en el área de consumo masivo y servicios. El sector de gas y petróleo fue el más desigual, con un 8% de mujeres en los directorios.

La tarea por delante no es menor. Como en otros países de América Latina, las mujeres enfrentan mayores obstáculos que los varones a la hora de insertarse en el mercado laboral. En 2017, las mujeres tuvieron una tasa de actividad del 47,9%, frente a un 69,7% de los varones, mientras que la tasa de empleo femenina fue de 42,9%, frente a un 64,7% masculina, según datos del INDEC.

Estas cifras son claras: para ascender en la escala de jerarquía y llegar a puestos de toma de decisión o, sencillamente, conseguir un trabajo, las mujeres enfrentan mayores obstáculos que los varones.

La Iniciativa de Paridad de Género (IPG), llevada a cabo por este gobierno, es impulsada por el BID junto con el World Economic Forum (WEF), y busca eliminar la brecha salarial de género, aumentar la participación de mujeres en la economía y promover la participación de mujeres en puestos de liderazgo. Para ello se creó un Grupo de Liderazgo, conformado por representantes de empresas, autoridades de gobierno y actores de la sociedad civil. Este enfoque integral y de búsqueda de consensos es clave, dada la dificultad para acceder  y permanecer en el mundo del trabajo por parte de las mujeres. Recordemos que ellas enfrentan características estructurales que las discriminan e impiden su igual crecimiento: salarios mas bajos, horarios de oficina extendidos, segregación ocupacional en sectores menos dinámicos.

En este contexto, la Iniciativa de Paridad de Género busca que las empresas se comprometan a llevar a cabo un diagnóstico, diseñen un plan de acción y luego lleven a cabo medidas para lograr la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres en el trabajo. Para ello, desarrolló junto al Ministerio de Trabajo e IRAM, un instrumento referencial que será certificable cada 3 años. Este instrumento ha sido desarrollado con el apoyo del grupo de empresas fundadoras: YPF, Accenture, LATAM, AVON y Mercer. El objetivo es generar una red de aprendizaje y conocimiento entre las empresas y el resto de los países de la región que están implementando la IPG. Se inició en México, Chile, y siguió con Argentina, Panamá, Perú y Costa Rica.

En la misma línea, se ha lanzado en Argentina la iniciativa “WIN-WIN” de ONU MUJERES junto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el financiamiento de la Unión Europea, que con su nombre hace alusión a que la igualdad de género es un buen negocio para las empresas. El programa ofrece una evaluación de la situación de cada compañía para que luego adhieran a los “Women Empowerment Principles” y desarrollen un plan de acción para mejorar en aquellos puntos en los que no han obtenido buenos resultados.

El programa que se está implementando en Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Jamaica y Uruguay busca promover la igualdad de género a través del sector privado y aumentar el empoderamiento económico y el liderazgo de las mujeres como base para un crecimiento sostenible, inclusivo y equitativo.

Finalmente, en el marco de la Reunión del G20 que se celebra en Argentina, se desarrolló el W20, una red transnacional que reúne a mujeres líderes de la sociedad civil, con el fin de influir en la agenda del G20 para incrementar la participación de las mujeres en las economías y sociedades de sus países. La inclusión laboral, digital, financiera y rural fueron ejes de trabajo conjunto que finalizaron con recomendaciones a los países miembros del G20.

No hay duda de la importancia de que los líderes de las empresas y responsables de las políticas públicas trabajen en mejorar el acceso de las mujeres a cargos de toma de decisiones.

Actualmente existen en el Congreso Nacional una multiplicidad de proyectos bajo análisis que buscan extender la licencia por paternidad y otorgar licencia por adopción y también por fertilización asistida para socializar mejor y de forma más equitativa las tareas de cuidado. El gobierno porteño está impulsando una reforma para garantizar hasta 45 días de licencia por paternidad para los empleados públicos porteños. La reforma permitiría, a su vez, que la madre transfiera días de licencia al padre.

A su vez, muchas empresas ya han comenzado a otorgar voluntariamente estas licencias. Es que el rol de las empresas es fundamental para lograr eliminar la discriminación laboral de género y promover la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos.

La inclusión laboral de las mujeres impulsa el crecimiento de la economía y genera mayor rentabilidad para las empresas. No hay excusas. La ONU, el BID, el WEF y la OIT ya lo han dicho. ¿Qué estás esperando para sumarte?

CONTACTO

2018-09-20T21:23:04+00:00