Cambios culturales: Empresas por la igualdad de género

En la actualidad, resulta imposible omitir el rol que las empresas privadas pueden ocupar para hacer efectiva la igualdad de género y contribuir al empoderamiento de las mujeres. Es necesario para ello, la creación de ambientes de trabajo más inclusivos y equitativos. ¿Cómo afrontar el cambio cultural y el futuro del trabajo? ¿Cuáles son los desafíos?

Desde Grow consideramos que “el trabajo es la herramienta de movilidad social más importante de las sociedades modernas”. Sin embargo, reducir la brecha de género y romper el techo de cristal no son los únicos objetivos que debería plantearse el sector privado. La perspectiva de género debe estar presente en todas las áreas y actividades de las empresas.

En este sentido, los talleres de sensibilización y comunicación que ayudan a cuestionar estereotipos, y la extensión de las licencias por paternidad que ya implementaron algunas compañías, son sólo los caminos iniciales de un compromiso que tiene que ser permanente. Las empresas que comunican con perspectiva de género mejoran el desempeño financiero y la imagen corporativa, retienen el talento y atraen la atención de un público joven.

A los cambios estructurales (horarios flexibles de trabajo, home office, lactarios in company) deben sumarse cambios culturales que contribuyan a deconstruir las creencias incorporadas respecto de los roles de género, para entenderlos como lo que son: construcciones sociales que establecen asimetrías de poder, y que excluyen del mercado laboral a aquellas personas que no entran dentro de cierto modelo de éxito .

A fines de contribuir con la igualdad de oportunidades entre los géneros, ofrecemos un breve punteo con ideas generales a tener en cuenta:

  • Establecer un compromiso explícito en relación a la la igualdad entre las personas como objetivo empresarial y comunicarlo en toda la organización
  • Implementar campañas de información y sensibilización en temáticas de género.
  • Implementar un plan de capacitación y reflexión, para trabajar sobre sesgos, estereotipos, masculinidades, liderazgos inclusivos, etc. Estos talleres facilitan la implementación de las políticas que promuevan prácticas equitativas en materia de reclutamiento, selección y desarrollo de las personas.
  • La promoción y el desarrollo de carrera.
  • Desarrollar un mecanismo de participación para que el personal pueda hacer un feedback de los efectos reales de las medidas adoptadas.
  • Establecer mecanismos de conciliación de la vida familiar, laboral y personal (que tengan en cuenta las necesidades personales y las obligaciones familiares del personal).

Material consultado:

2018-12-03T12:21:53+00:00