El problema de los espacios masculinizados en las empresas

Por Georgina Sticco

Los equipos de trabajo no diversos son susceptibles de pensamiento grupal, y es probable que los efectos sean unanimidad, ilusiones de invulnerabilidad, y autocensura.

Para tomar mejores decisiones las organizaciones deben conformar equipos diversos de trabajo, donde cada persona se sienta respetada en su individualidad y que sepa que pertenece a un grupo donde sus ideas son escuchadas.

Cuando los equipos son homogéneos es muy difícil para una persona diferente ser escuchada o tenida en cuenta. Los equipos de trabajo no diversos son susceptibles de pensamiento grupal, y es probable que los efectos sean unanimidad, ilusiones de invulnerabilidad, y autocensura.

Si una institución quiere cambiar, ¿qué debe hacer? En primer lugar recomendamos realizar un diagnóstico para entender qué está sucediendo: ¿están preparados/as para el cambio? ¿qué condiciones deben darse para lograrlo? ¿es la empresa atractiva para las personas que se desean atraer?

En función de los resultados del diagnóstico se definen los pasos a seguir. El primer paso puede consistir en lograr que más mujeres se postulen a las ofertas laborales. Para ello se deben revisar los avisos para que no apelen sólo a varones. Se puede usar la “x”, la “e” o escribir de manera inclusiva. Otro aspecto importante es re-chequear los requisitos solicitados. Según diversos estudios las mujeres no se postulan en aplicaciones con las que no cumplen con el 100% de los requisitos, mientras que los varones se presentan si cumplen al menos el 60%.

El segundo paso consiste en deconstruir los sesgos de los entrevistadores/as para que no filtren de manera inconsciente a las mujeres. Recomendamos pedir “CV ciegos”: no cuentan con información de género, ni edad, ni constitución de las familias.

El siguiente paso requiere modificar la conformación de las ternasno basta con contar con al menos una mujer, se necesitan 2 de 3 postulantes mujeres para que realmente tengan posibilidades de ser elegidas. Si es posible recomendamos poner cuotas, como medida transitoria mientras se trabaja en la deconstrucción de estereotipos.

Mientras se realizan los pasos anteriores hay que trabajar en el cambio cultural: hay que desterrar la idea de que las personas nuevas se deben “adaptar” a la cultura de la organización. La organización es la que debe prepararse para el ingreso de personas distintas.

Caso Profertil

Profertil, es una empresa que produce urea y comercializa nutrientes para la tierra, cuenta con una planta en Bahía Blanca, en la cual trabajan 250 personas, de las cuales 84 están en puestos de operador de campo, líder operativo y laboratorista. En los últimos 20 años, desde el inicio de la planta, si bien trabajan ingenieras de diferentes ramas, laboratoristas, etc.; nunca se desempeñó una mujer como operadora.

La dirección de la empresa con el objetivo de ser protagonistas en impulsar espacios más diversos y equitativos se propuso incluir a más mujeres, con el desafío de sostener los altos indicadores de satisfacción de sus personas empleadas. Para ello, junto a Grow, realizaron primero un diagnóstico para identificar los obstáculos para el ingreso de mujeres. Mediante entrevistas, focus group y observaciones del lugar se identificaron los comportamientos a cambiar y sesgos a deconstruir. Luego realizaron talleres de deconstrucción de sesgos y estereotipos con los operadores y supervisores, para hacerlos parte del cambio. Para planificar los talleres se respetó su modalidad de trabajo (donde debían estar y en qué horarios) y se utilizaron grupos pequeños, para promover la reflexión individual y la deconstrucción grupal.

Lo interesante del proceso, es que al comenzar a hablar sobre lo que suponemos que significa para una mujer trabajar en este tipo de sectores, se abrió una puerta para discutir sobre cómo impacta el trabajo de la planta en los varones.

A continuación, se realizará el acompañamiento de las y los nuevos ingresantes, que comenzaron sus actividades recientemente. También se hablará de liderazgos inclusivos y sesgos al resto de los líderes de la compañía, mediante dinámicas diversas que permitan invitar a la autoreflexión sobre los sesgos que existen en la industria, así como pensar estrategias que permitan generar espacios de trabajo respetuosos.

Nota publicada originalmente en Ámbito.com.

 

Para empresas: espacios de trabajo inclusivos

octubre 25th, 2019|0 Comments

Para empresas: espacios de trabajo inclusivos Por Carolina Villanueva En el mundo laboral actual, pasamos muchas horas del día trabajando en un espacio y para una organización. Durante

El problema de los espacios masculinizados en las empresas

octubre 25th, 2019|0 Comments

El problema de los espacios masculinizados en las empresas Por Georgina Sticco Los equipos de trabajo no diversos son susceptibles de pensamiento grupal, y es probable que los

¿Quién toma nota, hace el café y lidera la reunión? Un tipo de ceguera más común de lo que parece

octubre 25th, 2019|0 Comments

¿Quién toma nota, hace el café y lidera la reunión? Un tipo de ceguera más común de lo que parece Por Marisol Andrés No es neutral quién asume

Licencias parentales sin roles de género

octubre 18th, 2019|0 Comments

Licencias parentales sin roles de género Por Marisol Andrés En Argentina las licencias por maternidad y paternidad reproducen estereotipos de género e invisibilizan la diversidad de las constituciones

Mattel: inclusión y diversidad en la nueva línea de juguetes

octubre 3rd, 2019|0 Comments

Mattel: inclusión y diversidad en la nueva línea de juguetes Por Marisol Andrés Y llegó la disrupción en los juguetes La semana pasada la compañía Mattel presentó una

Debate electoral en Mendoza, un claro ejemplo de violencia política, simbólica y mediática contra las mujeres

septiembre 29th, 2019|0 Comments

Debate electoral en Mendoza, un claro ejemplo de violencia política, simbólica y mediática contra las mujeres Por Marisol Andrés El pasado 25 de septiembre de 2019 se realizó

2019-10-25T23:18:54+00:00