OIT: Claves para el teletrabajo efectivo durante la pandemia de COVID-19*

 

Para que el home-office o teletrabajo sea efectivo se requiere del apoyo de los/as líderes y en el contexto de una pandemia se requieren más cuidados. Te contamos cuales son:

Las nuevas tendencias del teletrabajo requieren de nuevos acuerdos entre los grupos de trabajo para alcanzar los resultados y no morir en el intento.

Las nuevas tendencias del teletrabajo requieren de nuevos acuerdos entre los grupos de trabajo para alcanzar los resultados y no morir en el intento.

*Por Georgina Sticco

El teletrabajo o home office no se adecua a todos los tipos de trabajo, pero el aislamiento social obligatorio nos demuestra que es mucho más amplio de lo que nos imaginamos. Es por ello, que acercamos los consejos dados por el especialista en working time de la OIT, Jon Messenger para que el teletrabajo sea lo más efectivo posible en estas circunstancias.

Apoyo de los liderazgos: Según Messenger la barrera más importante para la práctica del teletrabajo es la resistencia de las líneas gerenciales. Además, es importante que los/as líderes mantengan una comunicación fluida y cercana con el personal para poder medir situaciones de preocupación extrema y brindar apoyo psicológico acorde.

Herramientas y capacitación adecuadas: Esto incluye tener acceso a dispositivos y aplicaciones apropiados, soporte técnico y capacitación tanto para gerentes/as como para teletrabajadores/as. Se debe hacer todo lo posible para ayudar a las personas a mantenerse conectadas con sus superiores, colegas y con la organización en general.

Expectativas claras: Hay que cambiar el foco a una gestión basada en resultados. Esto implica identificar objetivos, tareas e hitos, y luego monitorear y discutir el progreso sin solicitar excesivos informes. Además, con las escuelas cerradas, hay que tener en cuenta algunos ajustes en los objetivos de rendimiento para las personas con responsabilidades de cuidado. 

Soberanía del tiempo: Es esencial establecer reglas básicas claras sobre cuándo los/as trabajadores/as están o no disponibles para trabajar, y luego respetar esas reglas. El teletrabajo puede ofrecer la flexibilidad de hacer su trabajo en los momentos y en los lugares que les resulte más conveniente, mientras permanecen en contacto durante el horario normal de la organización. Esta flexibilidad es esencial para que el teletrabajo sea efectivo porque les permite a los/as teletrabajadores/as programar su trabajo remunerado en función de sus responsabilidades personales, como el cuidado de niños/as y/o adultos/as mayores.

Gestión de límites: Incluso si las expectativas son claras, sigue siendo esencial para los/as teletrabajadores/as crear sus propias estrategias personales para una gestión efectiva de la frontera entre el trabajo remunerado y la vida personal. Esto debe incluir un espacio de trabajo dedicado libre de interrupciones y la capacidad de desconectarse del mismo en momentos específicos reservados para el descanso y la vida personal.

Confianza: Es lo más clave. Los/as líderes, los/as teletrabajadores/as y sus colegas deben confiar entre sí. El teletrabajo no puede ser efectivo sin la confianza.

Por otro lado, en el contexto de encierro, aumentan los casos de violencia de género en el ámbito doméstico. Es importante que las empresas acerquen información en relación a todos los canales de apoyo para dar un adecuado acompañamiento a estos casos, estar cerca e identificar necesidades específicas.

En esta situación, contar con un grupo diverso de líderes, con distintas experiencias de vida, es clave para lograr la estrategia más efectiva para enfrentar estos tiempos de incertidumbre. Distintas generaciones, géneros y culturas deberían interactuar para acompañar a cada empleado/a de la mejor manera posible. 


*Nota derivada del artículo Keys for effective teleworking during the COVID-19 pandemic de la OIT.