Entender el coronavirus en clave de género

Analizar todos los aspectos de la pandemia, tanto desde la salud, como desde el impacto económico y social, requiere de una lectura en clave de género.

Las nuevas tendencias del teletrabajo requieren de nuevos acuerdos entre los grupos de trabajo para alcanzar los resultados y no morir en el intento.

Las políticas públicas sin enfoque de género aumentan las desigualdades de género. En un contexto de pandemia estas diferencias se acrecientan.

*Por Georgina Sticco

Lectura rápida

  • En algunos países el coronavirus muestra mayor mortalidad en varones que en mujeres. Analizar los datos desde una perspectiva de género podría traer respuestas.
  • De todos los trabajos definidos como esenciales, ¿cuáles están más expuestos a contagiarse?
  • El transporte público en este contexto: ¿quién lo usa?
  • La autonomía económica de las mujeres en jaque: ¿qué trabajos están más afectados?
  • En la toma de decisiones: ¿se incluye o no la mirada de género?

La tasa de mortalidad masculina es mayor ¿porqué?

Las cifras preliminares muestran que las mujeres y los varones están siendo infectados por el coronavirus en aproximadamente el mismo número, pero en algunos países la tasa de mortalidad es notablemente mayor para los varones que para las mujeres. Contar con sistemas de salud que desagreguen la información por sexo es de vital importancia para analizar las razones detrás de estas diferencias.

Fuente: Data recolectada por CNN y Global Health 50/50, 20 de marzo 2020.(2)

Según organizaciones especializadas, como Global Health 50/50, estas tendencias no son solo cuestión de biología sino también de los comportamientos de género, que pueden desempeñar un papel importante en la diferente tasa de mortalidad por enfermedades respiratorias.

Comportamientos como fumar o consumir alcohol en exceso, por su relación con las enfermedades cardíacas, son de los principales factores reconocidos para estar en una situación de vulnerabilidad en relación al COVID 19. 

En Argentina, según la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) realizada en 2018, el 22% de las personas en el país fuman, de ellas el 57% son varones y el 43% mujeres. Si bien observamos que la media de varones fumadores es menor a la media mundial, la proporción de mujeres argentinas es mucho más elevada que la mundial.

       Fuentes: ENFR y OMS.

Además, según ENFR , el 10,8% de los varones argentinos versus el 6,3% de las mujeres muestran un consumo de alcohol regular de riego(3). Si se toma el consumo episódico excesivo de alcohol, definido como el consumo de 5 tragos o más en una misma oportunidad en los últimos 30 días, la diferencia es mucho mayor. Ellos alcanzan el 20,7% de estos casos, ellas solo el 6,5%.

Según Sarah Hawkes, cofundadora y codirectora de la organización Global Health 50/50 (GH5050), indica que los enfoques epidémicos a menudo son “ciegos al género”(4):

“Creo que en este momento, lo que nos falta en términos de llevar un enfoque de género a la salud global es una demanda consistente y unificada de cambio […] Tienes un sistema de salud global que con frecuencia no tiene en cuenta el género en toda la gama de problemas de salud humana”.(5)

¿Quiénes se exponen?

Ante la situación de aislamiento social, solo algunas actividades definidas como esenciales son las que habilitan a las personas a salir a trabajar. Aproximadamente un 25% de estas actividades son realizadas por mujeres.

Sin embargo, los trabajos más expuestos son aquellos relacionados a la salud, quienes deben estar en contacto con las personas enfermas. En este rubro, el 71% son mujeres. Además, agrupa al 52% de las mujeres que deben salir a trabajar.

Fuente: Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, DGEMyEL,  MPyT, en base al SIPA. 1er Trimestre 2019.

Salir a trabajar, subsistir o cuidar: ¿cómo?

A nivel nacional y en la CABA, alrededor del 70% de las licencias de conducir que se emiten en Argentina son requeridas por varones y el 30% por mujeres(6). En este contexto de aislamiento social, las mujeres dependen mucho más del transporte público que los varones para ir al trabajo, visitar a un familiar a su cargo o hacer las compras, lo que las expone a un mayor riesgo de entrar en contacto con el virus.

En países como el nuestro, se modificó el esquema de transporte y en la mayoría de los casos operan con el cronograma de fines de semana, es decir, se redujo la frecuencia de los viajes. Esto tiene un impacto en la vida de las personas que requieren de estos servicios y que aún necesitan ir a trabajar, visitar a un médico o hacer las compras, ya que deben contemplar los nuevos horarios. 

Pérdida severa de empleos en profesiones dominadas por mujeres

El cierre o casi cierre de muchas empresas podría tener un efecto severo en muchas profesiones dominadas por mujeres, aún con las medidas implementadas por el gobierno para detenerlas. Dentro de las profesiones no esenciales el 87% de las mujeres se encuentra en las áreas de enseñanza, comercio al por menor, servicios jurídicos, contables y otros servicios a empresas, comercio al por mayor y servicios organizacionales.

Fuente: Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, DGEMyEL,  MPyT, en base al SIPA. 1er Trimestre 2019.

En particular, turismo y comercio al por menor, que agrupan al 24% de las mujeres asalariadas, y donde las mujeres representan en cada actividad el 46% de las personas empleadas, son dos de los sectores más perjudicados por el aislamiento obligatorio. Es probable que estas personas tengan dificultades para pagar las necesidades básicas como alimentos, alquileres y facturas en los próximos días y meses. 

El trabajo de cuidado no remunerado aumentará

Incluso sin una crisis, las responsabilidades de cuidado generalmente recaen en las mujeres. Mientras que el 83% de las mujeres con hijos/as realiza tareas de cuidado, el 13% los varones realizan estas tareas (ENES, 2015).(7)

Con el cierre de escuelas y lugares de trabajo, es probable que la carga de trabajo no remunerada aumente aún más: a las tareas cotidianas se suma el continuar con las actividades escolares, así como brindar apoyo y contención a los/as niños/as a tiempo completo y mantener los niveles de higiene y limpieza que se requieren para prevenir tanto el Dengue como el COVID.19.  La situación para los hogares monoparentales es mucho más compleja, dado que no se tiene con quién repartir estas tareas. 

Las mujeres salimos de la doble jornada laboral (la de tareas domésticas y laborales) para llegar a una tercera y cuarta jornada, casi imposible de sostener con un trabajo full-time en el contexto actual.

¿Dónde están las mujeres que toman las decisiones?

Mientras que las mujeres sostienen el sistema de salud y las tareas de cuidado, en su mayoría observamos que son los varones los que elaboran las estrategias ante la pandemia. 

Según el informe “Poder, privilegios y prioridades” de Global Health 50/50 (GH5050) en los países de ingresos bajos y medianos las mujeres representan sólo el 5% de los líderes de las organizaciones mundiales de salud, mientras que más del 70% de los directores ejecutivos y los presidentes de los consejos de salud en todo el mundo son varones. Contando además a los representantes políticos, tenemos un grupo que al analizar las estrategias para abordar la pandemia no logra incluir las necesidades de un gran porcentaje de la población, y propone soluciones paliativas después de las grandes medidas.

Por ejemplo, ¿qué sucede con la violencia doméstica? Se estima que aumentó un 30%; ¿cuál es el impacto de la sobrecarga de trabajo que recae en las mujeres? Ya no hablamos de una “doble jornada”, sino de una triple o cuarta. Una frase como “no importa si las clases empiezan ahora o más adelante”, puede que sea de salud pública pero impacta en millones de mujeres que sostienen el cuidado y la educación de esos/as niños/as que hoy no asisten a sus escuelas, y que quedan también desprotegidas por las legislaciones laborales que no tienen reglas claras.

Mientras no estemos sentadas de manera representativa y con voz en las mesas de decisión, una parte importante de las estrategias seguirán sin ser inclusivas.

 

Notas al pie:

(1)The Lancet (2019), COVID-19: the gendered impacts of the outbreak, Available at: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30526-2/fulltext#%20

(2)Here’s why the coronavirus may be killing more men than women. The US should take note. CNN Health. <https://edition.cnn.com/2020/03/24/health/coronavirus-gender-mortality-intl/index.html>

(3)El ENFR lo define como el consumo de más de 1 trago promedio por día en mujeres y 2 tragos promedio por día en hombres en los últimos 30 días

(4)(5)Gender “Could be Coronavirus key”. <https://www.ipsnews.net/2020/03/gender-coronavirus-key/>

(6)Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV, 2019)

(7)El impacto del cuidado en el trabajo. http://generoytrabajo.com/latramadelcuidado/doc/Grow-ElImpactoDelCuidado.pdf

 

Los escenarios imposibles de las mujeres trabajadoras

mayo 5th, 2020|0 Comments

Los escenarios imposibles de las mujeres trabajadoras   *Por Marisol Andrés Las mujeres enfrentan en el mercado laboral distintos obstáculos que son nombrados mediante metáforas: pisos, escaleras, techos, paredes y acantilados.

El cuidado en tiempos de COVID-19

mayo 4th, 2020|0 Comments

El cuidado en tiempos de COVID-19 Reflexiones sobre crianza y tareas de cuidado durante el aislamiento social.   Por Paz D’Urbano* A continuación se presentan algunas de las reflexiones de

Entender el coronavirus en clave de género

abril 6th, 2020|0 Comments

Entender el coronavirus en clave de género Analizar todos los aspectos de la pandemia, tanto desde la salud, como desde el impacto económico y social, requiere de una lectura en clave de